5 formas de ponerse un fular

5 formas de ponerse un fular

Regresamos de vacaciones con la energía bien alta y listas para todos los retos y aventuras que llegan con la vuelta al cole. Sin embargo, ya empieza a refrescar por las mañanas, la lluvia parece asomarse tímidamente y al sol le cuesta decirnos adiós. Con estos contrastes de temperatura a veces no sabemos qué ponernos pero, ¡un fular es la solución!

Parece que es un complemento de un solo uso pero, además de aportar color y alegría a cualquier look, puede usarse de diferentes maneras para ajustarlo a nuestro estilo y necesidades. ¿Cómo? ¡Aquí te dejamos 5 ideas diferentes para ponértelo a todas horas este otoño!

-         1. Forma tradicional:

es   La más conocida, pero no deja de ser una de las más funcionales a la hora de cubrir nuestro cuello ante la bajada de temperaturas. Deja caer los extremos y darás un plus de verticalidad a tu estilismo, creando visualmente un efecto más estilizado. Esta opción será perfecta para aquellas que quieran ganar unos centímetros de altura o parecer ligeramente más delgadas. 

       2. Simulando un cuello: 

     De esta manera esconderemos los extremos para que parezca una pieza entera unida, como los cuellos que están tan de moda en los meses más fríos. Te favorecerá especialmente si tienes el cuello largo o tu silueta es de caderas anchas y quieres aportar volumen en la zona superior, creando así un efecto más proporcionado. Además, se trata de un estilo muy cómodo y fácil de integrar con cualquier chaqueta o prenda de abrigo.

-          3. Cinturón:

     Probablemente nunca te has planteado usar un fular como cinturón, pero lo cierto es que, si lo enrollas bien, puede dar un toque diferente a cualquiera de tus looks. Úsalo metido en la trabilla del pantalón y deja que los extremos cuelguen para, de nuevo, añadir verticalidad visual. Si eres de hombros prominentes y quieres dar volumen a tus caderas, puede ser una idea fantástica. Tampoco descartes usarlo a la cintura con vestidos fluidos para marcar tus curvas, ¡las posibilidades son muy variadas! 

-          4. Turbante: 

      Lo mejor de los fulares es que puedes darles diferente uso según la ocasión. Un de nuestros favoritos es como turbante, por su poder innegable para dar el toque chic a cualquier estilismo. En verano despejan el cabello del rostro y en invierno ayudan a mantener calientes las orejas, por lo que podemos llevarlos todo el año. Te sentarán genial si tienes el rostro alargado u ovalado y eres alta. 

-          5.Chaleco:

      Probablemente la forma más inesperada de utilizar este complemento, pero sin duda la más original y la que más juego dará a tus looks. Puedes cambiar por completo tus prendas usándolo de esta manera y, además, será una solución para llevarlo cuando todavía no hace el suficiente frío para anudarlos al cuello, pero no quieres ir cargando con él. De nuevo, al crear verticalidad en la silueta, ayudará a estilizar la figura visualmente. 

Esperamos que te hayan gustado estas ideas y que a partir de ahora ¡dejes volar tu imaginación para dar un toque personal a tu look! Vive, siente y vibra bonito.

Comentarios

¿Y a ti qué te parece esta noticia?