Vuelta a la rutina después del verano

Vuelta a la rutina después del verano

Todos los años, el final del verano nos pilla por sorpresa. Algunos siguen aprovechando los días de calor para disfrutar de unos últimos días de vacaciones, pero la mayoría estamos ya en la casilla de salida de la nueva estación. Septiembre es el mes de la vuelta a la rutina, de los nuevos comienzos, de las oportunidades. Disfruta del comienzo de la nueva estación y recupera los buenos hábitos y rituales que hacen tu vida un poco más fácil y un poco más feliz.

Te damos cinco pasos para que no se te atragante el final del verano y puedas aprovechar cada segundo de este mes. ¡Vuelta a la rutina!

1) Atesora tus recuerdos de verano

Seguro que has pasado unos meses de ensueño, rodeada de los tuyos y con planes divertidos. Es momento de recordar con cariño estos momentos felices y asegurarte de no dejar que queden en el olvido. ¿Una buena manera de hacerlo? Revisad en familia las fotos del verano y organizadlas en álbumes digitales. Uno de las vacaciones, otro de los planes en la ciudad… Aseguraos de poner la fecha y eliminar las fotos que no sea necesario guardar. Este proceso de orden digital te dará calma y os permitirá recordar los últimos meses con una sonrisa. También podéis realizar el mismo ejercicio en casa: buscad por todas las habitaciones objetos que pertenezcan al verano. Podréis revisar que sigan en buen estado, limpiarlos y guardarlos hasta el año que viene. Tablas de surf, toallas de playa, juguetes hinchables o bañadores: ¡hora de guardarlos!

¿Quieres realmente fijar en tu mente los mejores momentos del verano? Vaporiza un ambientador con aroma fresco mientras realizáis estas actividades: cada vez que vuelvas a usarlos, tu mente se transportará a estos instantes de pura felicidad. ¡Un truco infalible!

2) Disfruta de la ilusión por el otoño

Septiembre es un mes de nuevos comienzos, casi como un segundo enero, y viene cargado de ilusión. Aprovecha esta energía renovadora y utilízala para cumplir con todos tus objetivos de organización. Estrena agenda, cambia las rutinas de casa, planea menús para toda la familia, busca planes para hacer juntos o actualiza tus horarios: es momento de vivir la emoción por la nueva estación. Además, llega la hora de actualizar el vestidor y revisar esos básicos de armario que nos salvan los looks en el entretiempo.

3) Busca una rutina que te funcione

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de elegir y poner en práctica una buena rutina de mañana. Nos hace más productivas, ayuda a reducir el nivel de estrés y nos hace la vida un poco más sencilla. Pero, ¿qué es lo que hace verdaderamente efectiva una rutina o ritual? Que se adapte a ti, a tus circunstancias, a tu familia y a tu hogar. No pierdas de vista este aspecto mientras planteas nuevos horarios o actividades. No elijas rituales poco prácticos, con muchos pasos o a los que tengas que dedicar demasiado tiempo.

4) Evita la procrastinación

El final del verano puede dejarte exhausta y sin energía para enfrentarte a la nueva estación. Si es así, intenta priorizar el descanso y el autocuidado, pero no caigas en la trampa de la procrastinación. Dejar las cosas para más tarde solo te traerá más estrés y provocará una acumulación de obligaciones que puede paralizarte y provocarte un sentimiento de ansiedad.

Para huir de estas consecuencias nefastas, procura dividir tus tareas en procesos cortos y fáciles de realizar. Y, en caso de duda, solo empieza: nada es más efectivo que ponerse en marcha.

5) Elige nuevas metas para la estación

Si eres de las que disfruta de la sensación de “vuelta al cole” que trae septiembre, no dudes en aprovechar el subidón de energía para proponerte nuevos objetivos para mejorar tu vida. Reflexiona y decide tus nuevas metas para el otoño: seguir una rutina de cuidado de la piel, aprender un idioma, practicar un nuevo deporte, dedicar tiempo a algo que te apasione… Busca retos que te traigan paz, aprendizaje y autoconocimiento.

Comentarios

¿Y a ti qué te parece esta noticia?